¿Qué hacer si mi hijo adolescente me llama por mi nombre?

¿Debo permitir que mi hijo adolescente me llame por mi nombre?¿Dependerá del tono en que lo haga? Desde hace varios meses mi hijo mayor me ha llamado varias veces por mi nombre, sin embargo, no he sentido ninguna falta de respeto ni nada por el estilo ¿qué debo hacer?

No lo tomes como algo malo


Muchas veces es algo sin importancia de verdad despreocúpate y tómalo como algo casual, en la mayoría de los casos por no decir todos estos no es algo tan significativo en ningún ámbito claro tienes que ver la actitud que tu hijo a tomado últimamente pero independientemente de eso definitivamente el llamarte por tu nombre no es algo de qué preocuparte es algo que a menudo ocurre.

¿Por qué ocurre?


Bueno este comportamiento puede tener muchísimas explicaciones ,puede ser porque ve a todos diciéndote así y solamente y lo hace por reflejo o también porque le gusta mucho más tu nombre de pila que simplemente decirte mama o papa en si no es motivo para preocuparte, un adolecente está teniendo cambios constantemente y la relación contigo no va a ser la excepción solo ve lo como una etapa más y ve lo positivo dale espacio y ni te molestes, mucho menos te agobies por esta pequeñez, es comprensible que no sepas cómo reaccionar pero sin duda lo mejor es acostumbrarnos.

¿Y si es algo malo?


Si sigues preocupad@ lo que puedes hacer en cualquier caso siempre ver la relación que has venido formando con tu hijo durante todo este tiempo y más recientemente cuando empezó a decirte así como ya dije lo más seguro es que no será nada pero tú eres la única que sabe que pasa en tu casa así que analiza lo que ha sucedido y no se trata de que tu hijo te llame por tu nombre en ningún caso intentes cambiar eso ya que eso no está para nada mal la verdad no importa cómo te llame siempre y cuando tengan una buena relación de padres o hijos.

Arreglar lo roto


Si te diste cuenta y en realidad hay algo mal tampoco debes alterarte los adolescentes son simplemente así inestables una bomba atómica que estalla constantemente, lo que definitivamente debes hacer es buscar el origen del problema y claro sin agobiarlo y buscando el momento preciso hablar con él y arreglar sus diferencias el fallo de muchos padres es dejar a su hijo a un lado no hablan con ellos, se despreocupan demasiado  y si no hay que agobiarlos pero tampoco despreocuparse tanto, lo que quiero decir es que en todo momento se mantenga esa relación de confianza ,respeto y cariño que debe de haber en toda familia y así cualquier cosa por más pequeña que sea él te lo contara sin dudarlo

Más Consejos:


Mantén una relación de confianza se sinceró con él y si te disgusta o molesta no lo expreses de una forma desagradable solo pregúntale a el o ella que está pasando muchas veces la respuesta será mucho más simple de lo que esperabas y si no es así (arregla lo roto) y pon simientes fuertes para que esto no vuelva a pasar en la relación familiar y si esta etapa de lo adolescencia es de lo más difícil pero nada que un buen padre con confianza y buena relación con su hijo no puedan superar. 

Conclusiones:


  • Pasar de escuchar un “mamá/papá” a que tu hijo te llame por tu nombre puede causar en principio una gran impresión, sin embargo te puedo asegurar que la mayoría de los casos ésto no representa nada grave y solo sea un cambio o una faceta más por las que pasan los adolescentes, por ello no te tomes apecho que te llame por tu nombre siempre y cuando no cruce la línea del respeto que, como hijo que es, debe tener para contigo ya que tú no eres su amiguito/a eres su mamá/papá y ésto lo tienen que tener claro tanto tú como tu hijo.
  • No obstante, si has notado que éste pequeño gesto no viene por una simple faceta sino más bien viene dado por algo mucho más profundo que te genera incomodidad real, pues tú y solo tú conoces cual es la realidad de tu hogar y cuando algo puede que no este yendo por el camino que debería ir. Siendo éste el caso entonces no lo pienses dos veces y toma la situación con la seriedad que consideres debida.
  • Analiza la situación a profundidad, estudia el lazo entre tu hijo y tú, que tan fuerte y estable es. Entonces solo así puedes proceder a conversar con tu adolescente sobre lo que pueda estar pasando para que él ya no te diga como solía hacerlo, siempre y cuando no lo fuerces ni lo agobies, ten calma y paciencia.

Recuerda, la constancia es la clave de todo.