Consejos para un hijo adolescente que bebe mucho alcohol

#1. Busca el origen del problema


Muchas veces nos enfocamos en solucionar lo que está mal cuando en verdad quizás reparando otras cosas indirectamente sea la solución de todo, con esto te quiero decir que antes siquiera de llamarle la atención a tu hijo o hija, te pongas en situación y veas todo el panorama como lo vería un tercero y pregúntate, porque mi hijo se desvela en las calles bebiendo?, trata de entender su pensamiento, muchas veces no solo los adolescentes si no muchos de nosotros buscamos el desahogo en ciertas cosas, así que el primer paso sería ponernos en los zapatos de nuestros  hijos.

#2. Se su amigo


Muchas veces no es lo que le digas sino como lo haces la mayoría cree que dominar la situación se trata de manejar la el problema fuertemente con un carácter serio y controlador ,cuando en realidad lo mejor es tratar de acercarnos a nuestros hijos de manera sutil como que si fueras su amigo, muchas veces hasta nosotros mismos le contamos cosas a nuestro mejores amigos antes que a nuestros padres por miedo a cómo reaccionarían y nos juzgarían, claro que esto no quiere decir que te dejaras controlar solo que busques ese exquisito punto intermedio que solo los mejores padres encuentran.

#3. Hazlo escuchar no oír


Cuanto te sientes a hablar con el trata que el ambiente sea lo más cómodo posible y crear un  ambiente de tranquilidad busca la información más detallada posible sobre el problema de tu hijo en este caso el alcohol, especialmente este trae consigo muchas consecuencias negativas ya sean física, psicológicas y a nivel monetario.

#4. Ataca el problema ahora


En este caso en especial es importante tratar el problema ahora ya que el alcohol se puede volver un vicio de por vida así que es muy importante que tomes cartas en el asunto y no des largas, claro hazlo de la mejor forma posible, lo peor que puedes hacer es insultar y tratarlo con enfado porque lejos de solucionar el problema vas a empeorar la situación.

#5. Otros consejos

  • Háblale sobre el daño que nos ocasiona en la salud de nuestro organismo, los cambios psicológicos que conlleva, el desastre que le implicaría a su familia actual he incluso al hogar que él o ella conformen  y monetariamente, en ningún momento lo trates como un alcohólico solo hazle saber las consecuencias y de ser posible coloca ejemplos de estas, a veces la sinceridad en nuestra mejor aliada dile como eso te hace sentir y recuérdale siempre que solo quieres lo mejor para él y que sabes que él puede ser mucho más grande que eso.
  • Una última cosa si tu como padre no le das ejemplo a tus hijos trata de cambiarlo ahora porque quieras o no eso afecta por más que trates de educarlo será difícil para el hacer lo correcto, deja de hacer cosas que no queremos que nuestros hijos hagan, se un modelo a seguir, establece una buena relación con tu hijo, aunque no allá en problema aparente nunca dejes de hablarles que tengan confianza y recuerda déjales espacio para crecer pero claro con limites bien definidos.

Conclusiones:


  1. El alcohol es una bebida que se hizo para el disfrute de las personas que gusten tomar de ella, ya que en medio de celebraciones y reuniones nos permite relajarnos y disfrutar más a meno de ellas, siempre y cuando se haga con moderación. Como padre que somos al ver que nuestro hijo/a no esta manejando de manera correcta ésta bebida, por su puesto que nos preocuparemos. Cuando esto ocurre es necesario tomar cartas en el asunto.

 

  1. Es por tal razón que es imprescindible que busques orientarlo siguiendo los tips que se han mencionado con anterioridad en éste articulo. Tranquilo/a, en estas situaciones debes tratar de mantener la calma y la cordura porque si tú te dejas llevar por la frustración y el enojo que esto te pueda estar causando solo harás que las cosas empeoren, y el lazo de la relación entre ustedes se rasgue más. Es fundamental que hagas tu parte y trabajes el dominio propio, ya que solo así lograrás mantener una comunicación efectiva y veraz con tu hijo/a.

Antes que nada recuerda que: la adolescencia es una etapa de altos y bajos donde tu hijo está definiendo su identidad, es decir, a penas su visión se está expandiendo y debe aprender que todo en esta vida es lícito, más no todo le conviene, es por ello que es necesario tú actúes como un padre amoroso y comprensivo que preste su apoyo y sabio consejo, en vez de uno que lo hostiga y juzga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *